Sensor de fatiga: ¿cómo funciona?

| Por: Marina Pessanha
Hombre conduciendo un camión

Sensor de fatiga: ¿cómo funciona?

De manera muy positiva, vemos la tecnología como un gran aliado en la búsqueda de prevención de accidentes, con soluciones que impactan en conductas que provocan accidentes, generando alertas, concientización y buenos resultados en la seguridad de los conductores.

Como ejemplos de tecnologías que ofrecen resultados, destacamos la telemetría y la videovigilancia, soluciones que ya brindan importantes aportes para la prevención de accidentes. El seguimiento de la conducción de los conductores, informaciones generadas por los sistemas y las alertas sobre eventos que sobrecargan la operación marcan toda la diferencia entre una gestión de flotas exitosa o no.

Una tecnología que cada vez gana más espacio en las operaciones y que ha demostrado dar resultados muy efectivos es el ya mencionado sensor de fatiga. Muchas personas todavía tienen dudas sobre cómo funciona. Conozca más sobre esta tecnología y cómo ella puede ayudar en la gestión de sus flotas.

¿Qué es el sensor de fatiga?

Existen varias opciones de sensores de fatiga: desde los más simples – que detectan solo a los conductores con fatiga y somnolencia – hasta los más completos – que actúan directamente sobre 7 comportamientos de riesgo que se encuentran entre las mayores causas de accidentes de tránsito:

La conducción distraída y con fatiga son ejemplos de grandes causas de accidentes que podrían ser evitados y que se encuentran entre los más difíciles de detectar. El sensor de fatiga actúa analizando el comportamiento del conductor, combinando informaciones sobre los movimientos del vehículo, la carretera adelante y el nivel de atención del conductor.

Identifica comportamientos de riesgo y alerta al conductor en tiempo real. Las alertas en la cabina ayudan a los conductores a mantenerse concentrados en la carretera, reduciendo los riesgos y creando conciencia sobre la importancia de una conducción segura.

Las mismas alertas también llegan al centro de control operativo, que puede emplear acciones inmediatas para solucionar el problema y también recopilar informaciones valiosas para pensar estratégicamente sobre cómo aumentar la seguridad de sus operaciones.

Con los eventos generados por el sensor de fatiga, es posible identificar aquellos conductores más propensos a sufrir un accidente de tránsito debido a comportamiento de riesgo que cometen y los trechos de viaje que pueden causar más cansancio y sueño, por ejemplo.

Un sensor de fatiga ejemplar es el Vsafe, una solución que detecta patrones de comportamiento, analiza los movimientos del vehículo y evalúa el desempeño del conductor en relación con los eventos en la carretera. Los algoritmos de reconocimiento de patrones y la visión por computadora hacen de esta tecnología un gran diferencial en innovación y seguridad para empresas que se preocupan por proteger la vida de sus conductores y de terceros.

Si desea saber más sobre Vsafe, descargue nuestro e-book gratuito.

¿Qué comportamientos detecta y alerta el sensor de fatiga?

Los eventos detectados por el sensor de fatiga no fueron proyectados al azar. Mencionamos anteriormente que existen comportamientos responsables por aumentar – y mucho – el riesgo de accidentes.

Consulte a continuación algunos de estos comportamientos indebidos, cómo ellos aumentan el riesgo de accidentes y/o fatalidades en el tránsito y cómo el sensor de fatiga actúa sobre ellos buscando la seguridad de los conductores.

Fatiga

Hombre durmiendo mientras maneja

Cuando tenemos sueño, nuestro cuerpo emite algunas señales de advertencia: los reflejos disminuyen, aparecen bostezos y los párpados se vuelven pesados. A pesar de estas advertencias, muchos conductores insisten en conducir incluso en estas condiciones. Ya sea por la ansiedad de llegar a su destino final o incluso por el miedo a hacer paradas en determinados lugares por motivos de seguridad propia y de la carga.

Pero atención: tres segundos de ojos cerrados al volante son suficientes para causar un daño irreparable.

Para conocer el riesgo relacionado con la falta de sueño, vamos a dar un ejemplo: una persona que durmió solo 5.5 horas presenta 10 veces más probabilidades de provocar un accidente de tránsito en relación a otra que durmió 8 horas. Según el Observatorio Nacional de Seguridad Vial (ONSV), el sueño y el cansancio representan la causa del 50% de los accidentes en las carreteras.

El sensor de fatiga detecta situaciones en las que el conductor está cansado y somnoliento, alertándolo de modo visual y sonoro en tiempo real. Sin este equipo, es muy difícil para el gerente de la flota identificar a los conductores que más propensos a sufrir accidentes por falta de sueño.

Cuando se trata de la gestión de flotas, no se puede jugar en la oscuridad, ¿correcto? Más aún cuando se trata de vidas.

Una vez identificados estos conductores, hay muchos trabajos por hacer, tales como: escalas de cronotipo del sueño, salas de estimulación, procesos de liberación de viajes y campañas de concientización.

Distracción, uso de teléfonos celulares y cigarrillos

Persona que usa el teléfono celular mientras conduce

De acuerdo con la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (Pnas), uno de los principales factores que provocan accidentes es la falta de atención por parte del conductor. El tiempo de reacción de un conductor totalmente concentrado, por ejemplo, tiene un promedio de 0,75 segundos, mientras que, si está usando el teléfono celular, el intervalo ya aumenta a 1,7 segundos.

Eso parece poco, ¿no? ¿Sabía que la distracción de un conductor durante 2 segundos, en un vehículo conducido a 60 km / h, hace que un coche recorra un trayecto de 37 metros a ciegas?

Pero no es solo con el uso del teléfono celular que debemos preocuparnos. Un comportamiento que muchos conductores consideran inofensivo, pero que presenta grandes riesgos en el tráfico, es encender un cigarrillo dentro del vehículo.

Pensemos en un conductor que enciende un cigarrillo mientras alcanza una velocidad de 100 km / h. En esta situación, el conductor pierde unos 2 segundos de atención y termina recorriendo 115,9 metros hasta que logra detener el automóvil. Y eso que ni siquiera entraremos aquí en el mérito de las innumerables consecuencias negativas causadas en el tránsito por el consumo de drogas, incluso las ilícitas.

Cinco segundos sin prestar atención a la conducción, a una velocidad media de 60 km / h, equivale a 80 metros recorridos sin que el conductor sepa lo que está pasando en el carril de la carretera. Por lo general, es en estas situaciones donde ocurren los accidentes.

Una vez más, el sensor de fatiga resulta fundamental, ya que esta tecnología logra identificar a los conductores distraídos que desvían constantemente la vista de la carretera, a los que utilizan el celular e incluso a los que fuman mientras conducen. En estas situaciones, los conductores también son alertados en tiempo real y son grabados videos de las infracciones para ofrecer feedback, generando mayor impacto y resultado en el propósito de salvar vidas en el tránsito.

Distancia peligrosa

Algunos camiones en una carretera

El conductor que no respeta la distancia mínima de seguridad con el vehículo adelante dispone de un tiempo mucho menor para reaccionar y detener su vehículo en situaciones de riesgo. Para frenar un vehículo en movimiento, el conductor recorre una distancia relativamente larga antes de para completamente, porque durante la reacción del conductor el vehículo recorre aún algunos metros.

Este tiempo puede variar entre tres cuartos de segundo y 2 segundos (con la ingestión de drogas o el cansancio al volante, el tiempo es mucho más largo). El factor de velocidad también influye directamente: cuanto mayor sea la velocidad del vehículo, más tarda en detenerse por completo.

Vamos a dar un ejemplo: en carretera seca, si el vehículo está a 50 km / h, solo se detendrá por completo a los 45 metros. A 70 km / h, este mismo vehículo llevará 70 metros hasta detenerse por completo. El peligro en estas situaciones es inminente, por lo que evitarlas puede garantizar la seguridad de los conductores de su flota.

 Vsafe, mencionado anteriormente, es un ejemplo de tecnología que funciona dentro de la cabina con una cámara orientada hacia el conductor y la pista. Esto permite que el conductor también sea alertado sobre eventos de distancia peligrosa y cambio de carril sin la señalización de la luz de giro. Estas alertas van creando hábitos de conducción más seguros y aumentan la conciencia sobre un tránsito más humano.

¿Por qué optar por el sensor de fatiga?

Aquí, de hecho, somos nosotros los que buscamos una respuesta: ¿Por qué no optar por el sensor de fatiga?

Si la gestión de su flota aún no tiene un trabajo que tenga como objetivo reducir estos comportamientos de riesgo ejemplificados en el artículo y reducir a cero los accidentes en su flota, puede ser que sus prioridades estén equivocadas.

Si no logra identificar estos eventos de riesgo con las tecnologías que utiliza y, por lo tanto, proteger a sus conductores y a terceros, está solo confiando en la suerte. ¿Hasta cuándo continuará en la oscuridad con la gestión de sus flotas?

Un accidente de tránsito conlleva enormes costos materiales y un costo de reputación y social mucho más alto. No espere a que suceda: actúe de forma preventiva y predictiva en relación con la seguridad de sus conductores.

Sepa más en nuestro e-book gratuito.

Autor

Marina Pessanha

Marina Pessanha

Una mano escribiendo en una computadora portátil Una mano escribiendo en una computadora portátil Una mano escribiendo en una computadora portátil

Reciba nuestra newsletter

Reciba en su bandeja de entrada todas las novedades de las innovaciones de la gestión del transporte.

    Deixe seu comentário